Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por:
Edgar Armando Marín Ardila.
Abogado Uniciencista.
Administrador Público.


Una vez culminados los escrutinios del 11 de marzo, el mapa político del Departamento de Santander tuvo una renovación importante que sin lugar a dudas se verá reflejada el próximo año en la elección local para Concejos, Asamblea, Alcaldías y Gobernación.

En lo que respecta a la cámara alta, el Senado de la Republica, estarán por primera vez Leónidas Gómez, Miguel Ángel Pinto, Richard Aguilar, Gloria Inés Flórez, José Serpa y repite Jaime Durán Barrera, el único sobreviviente en cuerpo propio pues hay dos en cuerpo ajeno.

Por el lado de la cámara baja, Cámara de Representantes, estarán por primera vez Nubia López, Víctor Ortiz, Óscar Villamizar, Edwin Ballesteros, Fabián Díaz, Jairo Mechas y repiten Edgar Gómez y Ciro Fernández.

Los anteriores políticos serán quienes liderarán el proceso de entrega de avales para las próximas elecciones, lo cual les va a permitir fortalecer sus equipos políticos y no tener que sufrir hasta última hora para mantener una curul.

Cada día que pasa, en el Área Metropolitana de Bucaramanga se posiciona más el voto de opinión, lo cual se ratifica con la reciente elección de Leónidas Gómez y Fabián Díaz. Esta debería ser la forma como se eligen los dirigentes para que no sea a través del mismo erario público que se pague la compra ilegal de votos como sucede actualmente para el día de las elecciones y de esta manera lograr que la inversión de los recursos públicos se utilice con transparencia y eficiencia, contrario a lo que ocurre en el día a día de la actualidad, donde los escándalos de corrupción no me dejan mentir.

Por ende, las expectativas están centradas en los nuevos representantes y senadores quienes a través de sus equipos de trabajo que designarán en las unidades de apoyo legislativo, se verá reflejada la productividad legislativa en favor de los santandereanos y colombianos. De no ser así, que en los próximos cuatro años el mismo pueblo castigue con el sufragio a quienes pasaron desapercibidos por esta corporación, solamente devengando jugosos salarios.