Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por:
Wilfer Gamboa Benítez.
Abogado Universidad Santo Tomas.
Cursando Esp, Derecho Urbano.
Diplomado en Contratación Estatal.


El senador elegido en las pasadas elecciones tiene en sus manos el de conciliar una visión donde se articulen las diferentes visiones que tienen las provincias de lo que debe suceder en el territorio para poder articularse en una visión prospectiva para así lograr consolidar un futuro probable con uno deseable y de ahí partir para una toma de decisiones en una mejor proyección para desarrollar los planes de ordenamiento departamental.

En materia ambiental que es el punto más álgido para dar aplicación práctica al plan de ordenamiento departamental la racionalidad ambiental nos tiende un puente de encuentro para la construcción de nuevos mundos posibles, como lo señala (Meadows 1993). “la contaminación ambiental, la producción de alimentos y el agotamiento de los recursos mantienen las tendencias actuales de crecimiento de la población mundial, este planeta alcanzará los límites de su crecimiento” (Los Límites del Crecimiento, 1972) por tal razón la variable ambiental es un principio a enfatizar pues este tiene una serie de limites sobre los cuales debe haber una conciliación entre las partes publicas privadas y ambiente.

De lo dicho anteriormente de nada sirve la teoría sin la praxis, dentro de la tradición dialéctica esta se compone de una tesis una antítesis y síntesis, producto de un diálogo respetuoso y crítico para que la teoría se materialicé se necesita su antítesis para remplazarla o ampliarla si sale avante se trasforma en síntesis la cual no es una verdad absoluta en donde la praxis política cobra relevancia para materializar las diferentes visiones sobre el ordenamiento departamental.

De los diversos paradigmas en el ordenamiento territorial economicista, ruralista, conservacionista, de estos surgen tensiones en la cual formando un pensamiento complejo donde se da una comprensión del mundo como sistema entrelazado, así una racionalidad ambiental, unas teorías, la praxis, las dialécticas, conformar un complejidad del territorio como lo señala JAPA “la obsolescencia cognitiva en el campo del desarrollo territorial plantea la obligación de construir una nueva epistemología territorial, es decir, obliga a crear bases científicas nuevas capaces de explicar la estructura y la dinámica de los procesos de cambio social en el territorio”.

 


REFERENCIAS

Meadows, Los límites del crecimiento, 1993.

Antonio Japa, LA EPISTEMOLOGIA DE LA COMPLEJIDAD Y EL DESARROLLO LOCAL O TERRITORIAL.