Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por:
Reinaldo Pérez Flórez.
Abogado Uniciencista y Periodista.
Especialista en Derecho Constitucional y Administrativo.


Los medios alternativos de comunicación y las redes sociales, han sido en el último milenio el escenario ideal para consolidar esa condición de igualdad que la Corte Constitucional en el año 98 con ponencia del Magistrado Carlos Gaviria, donde el periodismo dejaba de ser una profesión convirtiéndose en un oficio, constituyéndose una condición de igualdad entre los ciudadanos y los periodistas para ejercer su libertad de opinión, expresión y pensamiento, donde el Estado se encargaría de subsanar las posibles extralimitaciones que pudiera tener este ejercicio en la sociedad, los ciudadanos podían expresar su pensamiento por el medio creyeran que fuera idóneo y ese medio idóneo fue las redes sociales.

El poder dinamizador de las redes sociales ha transformado el mundo de la información, ¿la diosa tecnología liberadora del pueblo será capaz de fortalecer la revuelta democrática y de prosperidad que la sociedad anhela y necesita? La sociedad espera que así sea y que no se convierta en el fortalecimiento de tendencias radicales en el mundo, la opinión está en las redes sociales, hay están la información, el pensamiento y las redes no se pueden cerrar ni amordazar. ¿Estamos ante las Hiperdemocracias que señalaba en 1930 Ortega en su obra la Rebelión de las Masas? Créanlo aún no es así, y los peligros para el Estado Social de derecho son latentes.

La sociedad por definición es una red comunicativa, el problema es lo que se está comunicando, se están generando toneladas de información, esta gran cantidad de información la están procesando a velocidades increíbles las nuevas generaciones, solo tenemos un problema, las nuevas generaciones, nuestros jóvenes, no tienen el poder de discernimiento para saber cuál información se puede convertir en conocimiento, la redes sociales hacen que cualquier titular falso o verdadero sea su verdad, incuestionable y efímera a la vez, alterando los tópicos de la realidad y fortaleciendo una figura que le ha hecho mucho daño a las democracias, el mal llamado Estado de Opinión, herramienta favorita de la demagogia y las dictaduras.

El Estado de Opinión termina siendo caldo de cultivo para la discriminación y quién lo diría, también para la sustitución, por lo menos fue lo que intento el expresidente Álvaro Uribe Vélez cuando estaba en vilo su segunda reelección presidencial, días antes de que la corte constitucional se pronunciara de fondo, respecto de que si una segunda reelección afectaría el equilibrio de poderes del Estado Social de Derecho, el expresidente y ahora Senador pronuncio unas celebres para muchos inocentes palabras, solo en el papel, pero en el ejercicio muy peligrosas “preguntémosle al Estado de Opinión a ver qué opina del esta segunda reelección”, no solo modifico la constitución con la primera reelección, ahora pretendía sustituir el Estado Social de Derecho por el Estado de Opinión, pretender que las encuestas y la opinión de las redes sociales estuvieran por encima de la institucionalidad y la corte Constitucional.

Durante los últimos años, este ha sido un ejercicio de acción participación, el derecho a expresar el pensamiento, la opinión y las ideas se ha convertido en un derecho universal, pero no absoluto, la Corte Constitucional se ha pronunciado en muchas ocasiones por las extralimitaciones del uso, y el abuso de este derecho son la intimidad, el buen nombre y el libre desarrollo de la personalidad, los derechos que la Corte ha tenido que ponderar en todos sus pronunciamientos, en especial cuando su vulneración, se hace en las redes sociales, en pregrado siempre nos enseñaron que “mis derechos van hasta donde comienza el derecho de los demás”, cuando los dos derechos se encuentran, colisionan y ahí es donde se han generado la mayoría de conflictos en nuestro país, con el abuso de los derechos, la tolerancia en doscientos años no nos ha alcanzado para tanto.

¿En el año 2012 la Corte Constitucional nos habló de cómo debía ser el manejo de las redes sociales para los menores “bajo condiciones de seguridad, que permitan obtener beneficios y evitar consecuencias negativas”, que condiciones de seguridad puede encontrar un menor de edad con el matoneo en redes sociales? El bullying siempre ha existido en nuestra sociedad y en los establecimientos educativos, ahora hay un elemento diferenciador, existen redes sociales, antes el bullying solo se daba en el colegio y el menor de edad descansaba de ese patrón de comportamiento en su casa, ahora gracias a la indebida utilización de las redes sociales los menores conviven con el bulliying no solo en su colegio, ahora son las 24 horas del día, todo al alcance de un click.

La sociedad es viva y cambiante, lamentablemente el Estado no está al tanto de estos cambios y tampoco se ha encargado de subsanar las posibles extralimitaciones que tienen las redes sociales que decía la Corte en 1998 , esto lo digo por un sencilla razón, conocemos más de consecuencias que de soluciones, y las consecuencias las viven cruelmente nuestros hijos, las nuevas generaciones crecerán siendo vulnerables a el mal uso de las redes, víctimas de una información que aún no les hemos enseñado a convertir en conocimiento, tristemente porque muchos de nosotros tampoco sabemos cómo hacerlo.