Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Erguí Janneth Mejía García.
Administradora de Empresas Uniciencista.
Especialista en Gestión de Empresas.


La ética, para filósofos como Sócrates y Platón, se resume en decir la verdad, actuar en busca del bien, ser justos; gracias a Sócrates la ética se constituyó como un saber práctico en relación con el conocimiento pues él consideraba la ignorancia como el mal más grande pero también sustentaba que el hombre en su esencia de humano siempre tendería a actuar bien.

IÉtica (del griego Ethike, derivado de ethos, carácter), es la rama de la filosofía que estudia la moral, siendo el conjunto de normas, de costumbres que rigen la conducta de una persona. La ética es la reflexión racional por la que se entiende la buena conducta y en la que se fundamentan los juicios morales. Un valor que forma parte de la vida humana concreta y tiene su fundamento en las costumbres mientras que la ética se apoya en un análisis racional de conducta, es crítica y exige fundamentación. En resumen la moral es un tipo de conducta y la ética es una reflexión filosófica.

Ser ciudadano, según el sociólogo británico Thomas Marshall, es el estatus que se concede a los miembros con el pleno derecho de una comunidad con el conjunto de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales así como una serie de deberes que se derivan y atribuyen a los mismosII.

Factores como la personalidad, el carácter, los medios biológicos y ambientales perturban la conducta, y la ausencia del autoreconocimiento y la autorreflexión impiden el actuar ético. En las sociedades priman los comportamientos corruptos, la voluntad de las personas es débil y justifican su actuar en sus necesidades insatisfechas.

Es así, como la academia tiene un papel importante en la formación de sus educandos y en general de su comunidad educativa, en todos los niveles de la educación es primordial fortalecer las bases de la ética pues hay grandes ausencias en los hogares y la educación inicial debería centrar sus mayores esfuerzos en la construcción de ciudadanos, personas éticas, criticas, autorreflexivas y justas. La educación superior tiene un gran reto pues recibe a los jóvenes que ya deberían haber adelantado un proceso de formación integral pero la realidad demuestra las grandes ausencias del sistema en general, es inminente que desde su institucionalidad y autonomía definan las acciones que adelantarán para que su enfoque trascienda al campo laboral y profesional y sus egresados cuenten con las herramientas para actuar bien, ser incorruptibles, ecuánimes, seguidores del conocimiento y estar en capacidad de tomar decisiones asertivas con la conciencia de las implicaciones y el impacto personal y social que generan.


1. Barba, C. (2008). SÓCRATES. Recuperado desde encina.pntic.mec.es.

2. Bernal, R. Ética Socrática. Recuperado desde rubenbernal.wikispaces.com.

Ihttp://www.filosofia.net/materiales/sofiafilia/eec/eec_24.html, febrero 14 de 2019.

IIhttp://catedras.fsoc.uba.ar/isuani/marshall.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudadan%C3%ADa_social, febrero 15 de 2019